LA COSTA SORRENTINA

La península Sorrentina nos ofrece un maravilloso escenario natural que la convierten en uno de los lugares mas famosos de Italia. Asomándose sobre el Tirreno casi tocando a la Isla de Capri, extendiéndose desde Castellammare di stabia a Punta Campanella, divisoria de aguas entre los golfos de Napoles y Salerno. Arte y tradición caracterizan los numerosos poblados, entre los más conocidos Sorrento: enrocada sobre un imponente promontorio que cae en picado sobre el mar, esta ciudad encantadora conserva importantes testimonios clásicos y medievales, a los cuales se aúnan las arquitecturas del Renacimiento y del Barroco.
No faltan en esta zona llena de atracciones,lugares donde transcurrir unas vacaciones a la enseña del relax, como las estructuras termales de Vico Equense, uno de los centros más pintorescos de la costa. Su encanto reside en su sendero costero que es una de las grandes maravillas del paisaje italiano. Entre cítricos, viñas y olivares que se esfuman hacia el mar, el recorrido sigue el tortuoso perfil de la costa, zigzagueando entre vistas encantadas sobre el golfo de Napoles, el Vesubio y Capri. La costa es alta accidentada y rocosa, con las rocas calcáreas que se hacen añicos en un escenario de acantilados, ensenadas y escollos.
Castellmmare de Stabia centro famoso por sus talleres navales es también conocida como una estación termal. Por otro lado nos encontramos Vico Equense, famosa también por sus estaciones termales y por la Piazza de la Annunziata, la única iglesia gótica de la Península sorrentina, Castillo Giusso, fundado por los Angevinos y modificado entre el 1600 y el 1800 y el interesante Antiquarium donde están exhibidos los materiales arqueológicos, provenientes de una necrópolis. Desde Vico Equense la carretera estatal se abre paso a duras penas por las pendientes sinuosas de los Montes Lattari. La Carretera desciende hasta Meta, localidad de veraneo y balneario, con las bellas playas de Marina Meta y Alimuri. En el centro histórico se encuentra la notable basílica de Santa Maria de Lauro.
Desde Piano di Sorrento, una terraza natural de roca tobosa, se puede admirar en la lejanía Sorrento y detrás Punta del Capo, el perfil de Capri. Piano di Sorrento goza de una temperatura más bien fresca también en verano. Se sigue hacia Sant Agnello, que desciende hacia el mar con una dulce inclinación, hasta llegar a localidad más celebre de la costa: Sorrento. La ciudad se levanta sobre un imponente talud de toba, con profundos desfiladeros que caen en picado sobre el mar. Sus casas están rodeadas de naranjos, limoneros y olivares. Sorrento es un lugar tranquilo que se puede visitar durante todo el año debido a su clima templado, donde predominan los perfumes de sus jardines y las terrazas panorámicas sobre el mar.
La fama turística de la ciudad nace en el 1800 pero su historia tiene raíces más antiguas, su nombre deriva de su vinculación con las Sirenas y se fábula de una fundación fenicia de la ciudad. El centro de la ciudad es la Piazza Tasso, que toma el nombre del monumento dedicado al autor de “La Jerusalén liberada”, nacido en Sorrento en 1544. La Catedral data del S.XV y ha estado reformada en varias ocasiones. Los restos del pasado están conservados en el Museo Correale di Terranova, según se dice es el Museo más bello de Italia y en su interior cuenta con unas importantes secciones de muebles, porcelanas y pinturas. La iglesia de San Francesco, data del S. XVIII desde la cual se llega a Vía Comunale, un jardín publico que se desploma sobre el mar ofreciendo un panorama espectacular sobre el Golfo de Napoles. Desde la Villa una callecita empedrada conduce a Marina Piccol, dotada de numerosos establecimientos balnearios y de un puerto desde donde salen los transbordadores e hidroalas para Capri y Napoles. La playa más amplia es Marina Grande, meta tradicional de los paseos sorrentinos.
Después de la Punta del Capo, donde sobre el mar se asoman las ruinas de Villa de Pollio Felice que datan del s.I d.C, conocidas como baños de la reina Juana. Sellega a Massa Lubrense, concurrida estación climática en posición panorámica, la ciudadela no es tan conocida como los otros centros de la península y no hay tantos turistas; por este motivo mantiene un carácter más apartado conservando sabores y sugestiones desaparecidas en otros lugares. A su alrededor podemos descubrir pequeñas localidades adorables, Termini, Nerano, la bellisima Marina del Cantone . Desde Massa se puede continuar hasta el extremo de la Península Sorrentina, frente a Capri. La Punta Campanella. En la antigüedad este era un lugar sagrado, es posible que aquí se hallara el templo griego dedicado a las sirenas de las que hablaban los antiguos escritores. Aqui podemos descubrir el rostro más salvaje y encantador de la costa.

No Responses

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *